Inicio > Política > Miles de feligreses piden al papa Francisco interceder por Venezuela

Miles de feligreses piden al papa Francisco interceder por Venezuela

 

Durante la beatificación de la Madres Carmen Rendiles, miles de católicos exigieron la libertad de Venezuela y pidieron a Francisco venir al país

Al grito “dile al Papa que venga a Venezuela”, miles de feligreses congregados en el estadio Universitario de la UCV para la ceremonia de beatificación de la Madre Carmen Rendiles, pidieron al enviado de la Santa Sede, el cardenal Angelo Amato, la intercesión del Sumo Pontífice en la grave crisis que vive el país.

“Libertad, libertad” corearon las cerca de 20.000 almas congregadas al finalizar la misa durante la cual fue elevada a los altares la tercera venezolana, cuyas virtudes fueron exaltadas por el enviado papal durante la homilía.

 

Tal como estaba previsto, la misa inició a las 10:00 am con las procesión de obispos venezolanos y de otros países invitados para la ocasión, los cardenales Jorge Urosa Savino (Caracas) y Baltazar Porras (Mérida), el Nuncio Apostólico Angelo Giordano, y el cardenal Amato, Prefecto de la Congregación para la Cusa de los Santos, quien la presidió.

“Pedimos a Dios por Venezuela, para que resolvamos en paz nuestro problemas”, dijo Urosa Savino al dar la bienvenida al enviado papal para la ocasión, tras lo cual leyó una breve biografía de la religiosa caraqueña para pedir su beatificación.

Acto seguido, el cardenal Amato leyó la carta apostólica enviada por el papa Francisco donde concede la petición, además de autorizar que 9 de mayo sea tomado su fecha para la celebración de su memoria, coincidiendo con el día de su muerte en 1977.

Descubierto el cuadro de la nueva beata, Trinette Durán de Branger, la doctora en la cual Madre Carmen obró el milagro que la eleva a los altares, introdujo en el sencillo altar levando en el centro del estadio la custodia con las reliquias de la religiosa, que junto a la imagen de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, presidieron las ceremonia.

Tras la lectura del evangelio, Angelo Amato reconoció las virtudes de la santa mujer, a quien consideró como una mujer excepcional que fue no solo fundadora de una congregación (Siervas de Jesús) sino modelo de fe y ejemplo para sus hijas de hábito.

“Ella decía ‘quiero ser santa, Cristo vive en mi’, muestra de una fe profunda. Los testigo decían que ella era una mujer profundamente creyente que rezaba en todo momento, y en eso imitó a San Pedro, en su deseo de ser santa”, comentó Amato durante la homilía.

“Contemplemos su rostro sereno. Ella sigue siendo un ejemplo de apostolado para su congregación y para todos”, acotó el cardenal, quien no dudó en catalogar a Venezuela como una tierra bendecida por Dios, pese a las dificultades que sufre en la actualidad.

Llamó a los venezolanos a “dar un salto cualitativo en la fe” para lograr llevar la palabra de Dios a todos los rincones de la nación, con lo cual llevará la esperanza y la fe en un futuro mejor.

La misa, que fue televisada a todo el país, estuvo animada por la Coral Misa Criolla dirigida por Luis Eduardo Galeán, creador de la Misa Criolla Venezolana, que llenó la celebración de ritmos criollos: desde el galerón, el polo o el joropo oriental, hasta el vals caraqueño , la gaita zuliana, el golpe tocuyano, la quirpa y el corrido llanero.

Las tribunas y galerías del estadio lucieron abarrotadas de miles de feligreses llegados de todo el país. La tribuna principal estuvo reservada para invitados de honor, entre quienes estaba Diego Cisneros y Patricia Phelps de Cisneros, dueños de Venevisión, así como otros integrantes de la familia Cisneros Rendiles, sobrinos de la hoy beata.

Tras la masiva comunión, el coro de feligreses exigiendo libertad para Venezuela frenó en varias oportunidades la bendición final, tras lo cual los jerarcas de la iglesia venezolana y los enviados papales se retiraron sin emitir ninguna otra declaración.

Cabe destacar que como enviado del Jefe de Estado (El Vaticano) al país, el cardenal Amato dispensó una visita de cortesía al primer mandatario Nicolás Maduro, visita que el palacio presidencial pretendió mostrar como un nuevo intento de diálogo entre el gobierno y la cúpula católica y como una posible mediación de la Santa Sede entre el Ejecutivo y la oposición venezolana.

 

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »