Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gloria Cuenca: Juegos peligrosos y tramposos

Gloria Cuenca: Juegos peligrosos y tramposos

En los juegos de mesa y en los físicos, nunca fui buena. Juego dominó, canasta, damas, damas chinas y monopolio, hasta ahí. Entiendo el béisbol, el fútbol, el tenis y el ping-pong. Se me enseñó desde siempre que se jugaba para ganar limpiamente. Sin hacer trampas. El orgullo del vencedor está complemente implicado en la honestidad, la integridad, eficacia y buena práctica. Así me enseñaron y así juego siempre: de frente, cumpliendo las reglas y, por supuesto aceptando las derrotas cuando son logradas en buena lid, felicito al triunfador-a. Se analizan las causas de la derrota, para enfrentar nuevamente al oponente. Sabemos los venezolanos, las malas mañas del régimen que enfrentamos hace 18 años: el ventajismo, la trampa, los actos traicioneros son la forma de derrotar al oponente cuando se encuentran en esa situación.

La reubicación tramposa, de última hora y de difícil acceso, efectuada en las zonas donde somos amplia y consistente mayoría Miranda, por ejemplo, a pesar de la voluntad de mucha gente que fue hasta donde la obligaron a pesar de los pesares, ocasionó desastres. (Hay un colegio en Los Palos Grandes con siete mil votantes, ejemplo claro de esto. Existen muchos otros casos.) Otra manera tramposa y terrible a la que recurrieron, (la MUD señala más de mil impedimentos en el proceso electoral) fue la violencia y la agresión por parte de colectivos y grupos armados. Como si esto fuera poco, hubo mucha gente que no pudo votar porque la máquina le daba un voto falso, como resultado, es decir, salía alguien distinto al que se esperaba y, por supuesto era un voto nulo.

Las trampas, además del ventajismo, con los llamados puntos rojos cercanos a las mesas, fueron inauditas. A esto, añadan la acción y la actitud del grupo abstencionista de la oposición, que por supuesto coincidió con el gobierno. Llaman a una conducta, la abstención, insultan a quienes no coinciden con ellos, pero hasta allí. No hay un planteamiento alternativo que soporte sus argumentos. Como saben todos me retiré del comunismo hace más de 40 años. También me retiré de la vía violenta. Con los golpistas nunca estuve de acuerdo y les tengo horror a los militares en el poder. Soy católica, apostólica y romana, el perdón forma parte de mi vida. De manera que no me queda sino el voto y mis palabras, como única forma de protesta y de respuesta al desastre que observo.

Soy paciente no solo de los médicos, sino también en la vida, y como bien decía mi madre, “en el camino de la vida el trabajo es esperar”. Sí, hubo quien hizo juegos peligrosos y tramposos; ¿se quemarán o se quemaron? El tiempo lo dirá. Amanecerá y veremos.

Te puede interesar

Compartir