Inicio > El pizarrón de Fran > Alfredo Michelena: La peor Canciller

Alfredo Michelena: La peor Canciller

Con la llegada del chavismo la mujer ha alcanzado posiciones claves en el régimen. El primer vicepresidente y el primer defensor del pueblo fueron mujeres. También por primera vez hubo un ministro de la defensa civil y una almirante llegó a ocupar ese cargo. En la actualidad el CNE y la Fiscalía General, y hasta hace poco el TSJ, han estado en manos femeninas. También  Delcy Eloína Rodríguez Gómez, abogado educada en el Londres y París, se convierte en la primera mujer que dirige la Cancillería.

La cancillería venezolana o Casa Amarilla, conocida así por su distintivo color, esta ubicada en la Esquina de Principal frente a la Plaza Bolívar de Caracas. Allí  se dio el primer grito de independencia, cuando el pueblo le dijo “no” a Emparan. Ella que fue Palacio de Gobierno y  Casa Presidencial, ha sido desde 1912 sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. La historia cuenta que ella fue originalmente una cárcel y que en su transmutación la pintaron de amarilla, por eso el estribillo popular “te vestiste de amarillo pa’que no te conociera…”. Ahora es bien conocida, pero por lo rojito de su alma.

Los primeros años del chavismo en Cancillería fueron “busisness as usual”, pero luego de una incómoda transición comenzaron los cambios profundos en policía exterior, la salida de la CAN y el ingreso Mercosur, la creación de nuevas  organizaciones multilaterales como Unasur y la CELAC,  así como Petrocaribe y la ALBA, el financiamiento a los gobiernos y partidos alineados con el “socialismo del siglo XXI” y  las alianzas estratégicas con China, Rusia e Irán, por nombrar algunas.  Esto fue acompañado con una razzia interna que evacuó o marginó todo vestigio de una cancillería profesional. La Casa Amarilla se transmutó, para su vergüenza, en Casa Rojilla.

A Delcy Eloína, como a Maduro, les está tocando terminar de hundir el barco. Pero con desparpajo, buscaron controlar todo lo que pudieron para impedir una condena mundial. Como buenos totalitarios, creyeron que estando al frente de varias organizaciones internacionales podrían evitarlo.  Por eso, en el último par de años, la Casa Rojilla tuvo el tupé  de lanzarse al Consejo de Seguridad  y a la presidencia del NOAL, junto a la responsabilidad de presidir pro tempore, al mismo tiempo, al Mercosur y Unasur.  Pero como mal malabarista, al suelo se vinieron todas. Ninguna les sirvió para evitar el  repudio internacional al régimen. Y no es que su era objetivo originario era aislase, bastante que pataleó  Delcy Eloína, cuando le quitaron la presidencia pro tempore de Mercosur o peleo en la OEA.

“La cancillera” ha logrado, en sus pocos años en el cargo, que nos quiten el voto en el Naciones Unidas, nos boten de Mercosur, paralizar a Unasur y la dejarla en una profunda crisis, y como no pudo imponerse en la OEA batió la melena y nos sacó de allí. Ahora el refugio es la ALBA, Petrocaribe y la CELAC, organizaciones promovidas como estrategia de sustentación internacional creadas por el Foro de San Pablo/ carstrochavismo, donde también su liderazgo comienza a resquebrajarse. Un eje mplo del fracaso la reciente reunión del CELAC que convocó el régimen.  Delcy Eloína, “la cancillera”, será recordada

Te puede interesar

Compartir