Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Earle Herrera: Genocidio humanitario

Earle Herrera: Genocidio humanitario

El Presidente de Perú se autodefinió como un perrito echado en la alfombra que no le causa problemas al imperio. En su envilecido autoperfil incluyó a todos los países de América Latina, con excepción de Venezuela, exclusión que se le agradece. En correspondencia, Estados Unidos no permitiría que a su meloso cachorro lo sacaran de la presidencia y metieran en la cárcel por pillo. Para lograrlo se recurrió a un nauseabundo cambalache, como diría Gardel: la absolución de un corrupto por la libertad de un genocida.

Pedro Pablo Kuczynski recibió sobornos de la empresa brasileña Odebrecht (la única transnacional corruptora del planeta). El Congreso de su país lo montó en la olla y lo tenía listo para la parrilla carcelaria. Pero bajo su manga tenía la carta de dos ex presidentes peruanos presos por choros y criminales: Fujimori y Humala. Les cambió sus votos en el Parlamento por medidas de “gracia”. Una palabra que la derecha manosea mucho en Venezuela, fue el manto para cubrir el pacto entre pranes: “humanitaria”.

Ambos reos de la justicia, Fujimori y Humala, incurrieron en lo que la semántica facho-imperial podría denominar “genocidio humanitario”, el primero, y “corrupción humanitaria”, el segundo. La larga mano del imperio decidió que su perrito debía seguir echado en la alfombrita, ladrándole sus improperios a la soberana República Bolivariana de Venezuela. Fujimori no solo autorizó masacres contra estudiantes, trabajadores y campesinos, sino que adelantó un plan de esterilización forzosa de mujeres peruanas. Kuczynski aulló que estos crímenes de lesa humanidad fueron “errores”.

Así nos asomamos a 2018, con el imperio y sus cachorros arremetiendo contra la única nación, según Kuczynski (y tiene razón), que se niega a echarse en la alfombra de nadie. Sus colegas en el obsesivo y lucrativo oficio de atacar a Venezuela, entrarán al nuevo año con cadáveres en los puentes de México, incumplimiento con asesinatos del acuerdo de paz con la Farc por parte de Colombia, fraude clamoroso en Honduras y mejor dejamos hasta aquí los cañonazos de corruptos sensibilizados ante genocidios humanitarios perpetrados en Perú. Que nadie olvide el año viejo para que no sigan ocurriendo cosas tan feas.

Loading...

Te puede interesar

Compartir

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Traducción »