Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Sixto Medina: Un día clave para Venezuela

Sixto Medina: Un día clave para Venezuela

“Sólo el que espera vive” escribió alguna vez Miguel de Unamuno. Y agregó: “Teme el día en que ya no encuentres motivo para seguir esperando”. Estas palabras, aunque pensadas y escritas en un contexto político e histórico muy particularizado, como casi todo lo que traslado al papel, a lo largo de su fecunda vida, el aguerrido pensador y escritor vasco, son absolutamente válidas para cualquier época y lugar en que haya hombres y pueblos inclinados a dejarse ganar por la desesperanza.

En momentos en que los venezolanos se preparan para elegir a los gobernadores en cada región, adquiere una  significación profunda cuanto se haga para estimular a los electores a mirar el porvenir con esperanza y hallarle una salida pacífica, a la difícil coyuntura venezolana, siempre en trance de estallar en forma de violento sacudimiento colectivo.

El domingo 15 de octubre es un día que puede cambiar el rumbo del país. Es un día clave para Venezuela. Si bien las elecciones no son presidenciales, si pueden marcar un claro antes y después. Es que de acuerdo al último sondeo, la oposición lidera por un amplio margen la intención del voto. Los venezolanos tienen la responsabilidad de votar; se ha dejado en la lucha dura muchos cadáveres de jóvenes inolvidables, caídos en la calles, hay numerosos presos políticos en las cárceles y centenares de  personas en el exilio. Pero es nombre de esos, que cayeron en el frente de batalla de la dignidad nacional, y en nombre de la propia responsabilidad de cada venezolano que en su lucha por la libertad ha demostrado capacidad para el sacrificio y el heroísmo, como se puede afirmar que votar sería un homenaje a los jóvenes caídos y al combatiente pueblo venezolano. No se trata, como lo han manifestado dirigentes de la MUD, entre ellos Henrique Captiles, de una tregua política, ni de apetitos de gobierno, sino, de seguir sumado fuerzas, de dar un gran paso para organizar un vasto frente civil ante el insoslayable imperativo común de impedir el retorno de sistemas que no establecen distingo de categorías sociales cuando se trata de abolir libertades y de humillar la dignidad del hombre.

Gustavo Flaubert escribió en alguna parte: “Hay que esperar siempre, pero mucho más cuando se está  desesperado”. Estas palabras del gran novelista francés encierran – Como las de Unamuno- un mensaje de valor permanente para toda mujer y para todo hombre, más allá de las circunstancias de tiempo y espacio en que estén inmersos

Lamentablemente se hace presente en los venezolanos el escepticismo y el desaliento colectivo, es imprescindible y necesario que la sociedad venezolana recobre la esperanza. Cuando en el horizonte del futuro prevalecen las luces y no la sombra, se puede asegurar que la primera batalla del hombre por su bienestar o su felicidad está ganada. La lucha democrática, ya se sabe, mueve montañas. El ánimo con que se encara cualquier empresa suele tener una influencia decisiva en el camino hacia su concreción. Cuando el desaliento es más fuerte que la confianza, resulta doblemente difícil que el proyecto diseñado por un individuo- o por  una sociedad- se vea coronado por el éxito Nunca ha estado el gobierno en peor forma que hoy. Nunca ha estado la oposición democrática en mejor forma que hoy para la propinarle la segunda gran derrota al régimen, que tiene al país con hondas lesiones en su vida institucional, en su vida política y en su vida económica, en su salud y en su moral pública.

Está claro que no hay en el país una vocación democrática por parte del actual régimen que permita armonizar voluntades, pero esos rasgos negativos no deben conducirnos al desaliento ni -mucho menos- a la desesperanza. Al contrario; en jornadas como las del próximo domingo 15 de octubre, se nos presenta a los ciudadanos la oportunidad de influir, mediante el voto, para empezar a modificar el escenario social, económico y político de la nación.

Te puede interesar

Compartir